lunes, 23 de abril de 2018

¿Por qué León pide autonomía propia de forma legítima (y no es una amenaza para España)?

UribeX


Hoy es 23 de abril, día de Villalar en la Comunidad Autónoma de Castilla y León. Una autonomía donde la mayoría de españoles creerían que no habría problemas con respecto a su configuración territorial. Y muchos se sorprenderán cuando les cuente que no es así, ni mucho menos.



Lo primero decir que esta fiesta de Villalar es rechazada por los leoness. Por muchas razones, como que se escuche 'Puta León' todos los años en la campa de aquel pueblo, no la sienten como propia. Hasta tal punto que en la ciudad leonesa se llama 'El Día de San Ikea' porque los leoneses aprovechan para ir a Asturias (y no a Valladolid) a comprar en este establecimiento. O escapan a donde sea, menos a Villalar.

En Villalar se produjo en 1521 una batalla que perdieron las ciudades castellanas y algunas leonesas (León capital estuvo con los realistas) contra el primer rey Austria Carlos I y emperador como V de Alemania, que fue el momento en que los Austrias acabaron con los milenarios fueros que creó León en estas poblaciones. Por cierto, esos mismos reyes que los catalanes decían defender en la Guerra de Secesión en la que en 1714 perdieron los fueros que tanto reclaman hoy (como si no fueran medievales y un privilegio, precisamente). Doscientos años antes habían eliminado esos mismos monarcas que los catalanes defendían los de los leoneses y castellanos, imponiéndoles una especie de Decreto de Nueva Planta en el que le robaron a los castellanos hasta su nombre y sus instituciones... pero de eso no dicen nada dentro de su mar de manipulaciones históricas.

A lo que vamos: Villalar. La izquierda castellanista la tomó como una fiesta reivindicativa, y cuando se creó Castilla y León (y gobernaron por primera y única vez los socialistas) se hizo una fiesta importante... a la que el PP no asistía por miedo a que les agredieran. Gran fiestón de unidad. Ejem. Con el tiempo, y la creación de una Fundación Villalar por parte de las Cortes de Valladolid (que la riega con más de un millón al año de presupuestos para que su presidente insulte a los leoneses y su historia como ha hecho este mismo año, o publique cómics en los que se dicen barbaridades como que el emperador Augusto conquistó 'Castilla y León ' para los romanos... o ponga mal encarados y arteros a los reyes leoneses y encantadores y sonrientes a los castellanos). El PP comenzó a participar, no sin problemas iniciales, y ha terminado institucionalizándose esta fecha como Día de la Comunidad (de una parte, obviamente).



Total, que la desafección y la tirria de los leoneses a esta comunidad autónoma es importante. Por este tipo de desplantes y muchísimas más cosas, como se verá a lo largo del artículo (y las que quedarán en el tintero). Así, es lógico pensar que esta comunidad autónoma no tiene sentimiento alguno de pertenencia; algo que ocurre incluso en las provincias castellanas, posiblemente debido al exacerbado centralismo de Valladolid.

Comentemos algo de Historia contemporánea. Este ente territorial se creó mediante Decreto en 1983, sin referendum alguno y con la inclusión, por la fuerza, de una región y una provincia. Fue la última autonomía creada en España. Y con enorme polémica que hoy, al menos en una parte de ella, sigue más que vigente. En ese Decreto, que no Ley, se incluía la provincia de Segovia en el ente denominado 'Castilla y León', pese a que sus instituciones votaron en contra de pertenecer a ella. Mucha gente no lo sabrá, pero los segovianos querían estar con Madrid. Hoy, aquella reivindicación desapareció.

Sin embargo no ha pasado lo mismo con León. Durante muchísimos años la provincia leonesa ha reclamado una administración territorial propia. Y hoy en día, después de 35 años, las provincias zamorana y salmantina, que en un principio eran muy poco reivindicativas, están reclamando el #LExit: una autonomía propia para la Región de León, compuesta, precisamente por esas provincias. Y con una campaña muy inteligente, divertida y visual que llega a la gente.

"Ya estamos con los nacionalismos", dirán muchos de los que leen esto. Pero no, no es comparable. Primero porque el sentimiento leonesista siempre ha estado ahí sin querer romper con España (salvo unos pocos tronaos que no llenan un autobús pero gritan mucho en las redes sociales a los que se les reconoce por que usan una bandera de León con una estrella a la que que despectivamente se le llama 'La Vietnamita'), ya que el Viejo Reino de León (heredero del Reino de los Astures de Pelayo) es una de las cunas de España. "Sin León no hubiera España antes que Castilla leyes", dice el himno de la capital.

Miren, en 1984 más de 90.000 personas salieron a la calle ENCABEZADOS POR AP (el partido previo al PP) la capital leonesa en contra de la autonomía 'castellana'. Segundo, se ha pedido repetidas veces un referendum para definir la cuestión territorial, o, al menos, que los ciudadanos de esta comunidad autónoma aprueben su Estatuto (que ya ha sido reformado tres veces). Nada. No hemos podido hacerlo. Ninguna de ellas.

Y, tercero, pese a lo que contrariamente parezca, el leonesismo no sólo no ha desaparecido, sino que ha aumentado, sobre todo en las provincias del sur del Reino de León (el que hace mil años creó los primeros Derechos Fundamentales de los Ciudadanos y donde votó por primera vez de forma estamental el pueblo llano en las Cortes de León de 1188), País Leonés o Región Leonesa, como quieran decirlo, debido a la nefasta política económica de la autonomía centrada en Valladolid.

Quede clara una cosa: el estatuto de autonomía, aún no aprobado por la ciudadanía, indica que la comunidad autónoma está formada por dos Reinos (regiones), León y Castilla. El reino castellano surgió del de León (como asimismo Portugal). Lo cual, quizás, no es baladí recordar.

Otro apunte: en 35 años la región leonesa ha perdido 140.000 habitantes, bajando del millón cien mil que tenía en 1983. Cierto es que los restos de la castellana han perdido 40.000, pero la diferencia es que mientras la primera son tres provincias, la segunda son 6. La media es espantosamente cruel para las provincias leonesas... y la mayoría de las castellanas (no lo vamos a negar) y únicamente a favor de una provincia. Valladolid, que sí ha crecido casi 30.000 (la provincia de León ha perdido 60.000... ¡30.000 en los últimos cinco años!).


¿Por qué León es distinto? Por su poblamiento territorial


Conste que yo soy nacido en León. (En 'uniprovincialistum', por lo vistum ;D según la imagen en plan Astérix que véis arriba). Pero mi familia es toda castellana y vasca (que en esencia es Castilla históricamente, oigan). Toda. Menos mi hermana pequeña que, como yo, somos nacidos aquí.
Y señores, esto tiene más razón que todo lo que os puedan decir. Porque os han contado una historia absurda de Castilla. La histórica, la de verdad, es la de los bosques y los montes, la de la vega riojana (de donde son TODOS mis familiares), la de los puertos cántabros y vascos. La de los pinares de Ávila, Segovia y Soria. La de su capital, Burgos.

Y aquí está el quid de la cuestión no es la Castilla de la que se habla hoy. Es una nación inventada, como sostienen Arsenio e Ignacio Escolar (pueden conocer su libro pinchando aquí). Castilla-La Mancha, no es la Castilla fetén; es en realidad el Reino de Toledo de la Corona de Castilla y de León. La Castilla original, la Vieja, no hubiera querido jamás perder el puerto (Santander) y la Vega (Logroño) para quedar sometida a la 'Comunidad Autónoma de la provincia de Valladolid y Anexas'. Burgos es la capital de Castilla. León es otra región. Y nosotros los leoneses, y muchos castellanos, ya no soportamos estar en una Administración autonómica inútil de un engendro ingobernable.


Por eso pedimos una nueva Administración Autonómica para León, como indica la Constitución Española, no separarnos de España ni secesionismos estúpidos. Porque pedir una nueva Administración para la Región leonesa es lo justo y necesario (tenemos un poblamiento distinto que Castilla, un eje en la Vía de la Plata que han destruido y que es la esencia económica de León, Zamora y Salamanca que beneficiaría por igual a Asturias, Extremadura y Andalucía occidental). Y NO ES DISTINTO a que una población solicite ser municipio propio.

No rompemos España, sólo racionalizamos una comunidad autónoma absurda, inútil, que todas sus provincias periféricas (8 de 9, ojo) tienen montañas y situaciones especiales imposibles de gestionar desde el centro territorial que es Valladolid (que no tiene nada de eso, ni montañas ni orografía compleja por otra parte). Queremos que la Región del Reino de León pueda tener políticas que acaben con el desastre que se ha sufrido en estos últimos 35 años.

Con una pérdida de peso económico bestial (otro ejemplo, en 1983, justo cuando se creó 'CyL', León era la provincia número 23 en fuerza económica de España, hoy es la penúltima, sólo detrás... de Zamora... y Salamanca la 46 de 50 si quitamos Ceuta y Melilla) y nuestra vía de comunicación más importante para vertebrar económicamente el territorio por ferrocarril (la Vía de la Plata, de nuevo) cerrada desde hace más de 20 años.

Por no hablar del paro que soporta la región leonesa, muchísimo mayor que la parte castellana de 'ésta la no nuestra comunidad'. Con dos provincias como la leonesa y la zamorana en los últimos lugares de índice de actividad de España (concretamente los dos últimos) y con una diferencia más que notable con Castilla. Como se puede ver en este gráfico de aquí abajo de hace cuatro años. Lo rojo (que indica los municipios con mayor índice de parados) coincide, qué casualidad, con las tres provincias leonesas; lo blanco, con Castilla.



¿Soluciones? Claro que las hay. Pero posiblemente con una administración autonómica leonesa, que mire por las tres provincias de Norte a Sur y de Sur a Norte. No como la de Castilla y León, que lo hace de forma radial, con lo que sólo (y no de forma muy eficiente) beneficia a las capitales de las tres provincias para conectarse con Galicia y Portugal por Salamanca (bueno, a Zamora no le hacen precisamente mucho favor porque no continúa la conexión con Braganza en Portugal). Hasta tal punto es nefasta la política de red de transportes de Valladolid que la Junta IGNORA las indicaciones de Red Transeuropea de Transporte de la Unión Europea, perjudicando a León notablemente. Y si hace esto con el nudo logístico y de transporte de mercancías más importante de la entrada al Noroeste de España, imagínense lo contentos que están los leoneses con el percal.


¿Os imagináis un tren de alta velocidad entre Asturias y Sevilla? ¿En una línea férrea en que pudieran circular las mercancías entre esos dos lugares (aunque ya no sería la Vía de la Plata historica, que iba de Astorga a Mérida)?

¿Y nuestra conexión con el León portugués, Tras Os Montes y Braganza? ¿Que absurdamente no existe? ¿Os imagináis un ramal de ferrocarril hacia allí que conectara con Oporto? ¿O una autovía (que se lleva reclamando años)?

¿O que la Junta haga caso a la Unión Europea y ponga en sus planes a León para no obligarla a hacer una cosa distinta de la que se quiere con las mercancías en los 28 estados miembros?

Por no hablar de que León tiene una lengua propia preciosa y musical: el llionés (leonés) que no es el gallego o el castellano. Pero que está en peligro de extinción según la UNESCO (incluida en la familia asturleonesa, con el asturianu y el mirandés, la única que es lengua oficial del Estado... pero en Portugal.

Aunque esa es otra Historia (la del reino de León, que no la cuenta nadie, es importantísima para conocer de verdad España; una vez el conde de Barcelona fue vasallo del emperador leonés de "toda España", lo cual da a entender que muchos de los disparates separatistas indepes son enormes, como pretender que tuvieron el primer parlamento del mundo, cuando precisamente lo fueron las Cortes de León de 1188), pero indica que alguna diferencia social importante hay entre los leoneses y castellanos. Aparte de que si Castilla nació de León, los leoneses no pueden ser castellanos. La madre no puede ser la hija, vamos.

¿Cómo cambiar las cosas?

Por eso, y no por otra cosa, no por ser insolidarios ni decir que Castilla es mala. Serán los políticos de la 'Junta de Castiga a León' en Valladolid que no los pobres castellanos que soportan también las políticas decididas en Pucela (por otra parte una de las ciudades con más leoneses, zamoranos y salmantinos de España) ni romper la soberanía nacional. Las autonomías no la tienen, al igual que los Ayuntamientos tampoco. Ni tampoco pedimos nada que no sea plenamente constitucional, PEDIMOS LA AUTONOMÍA DE LEÓN.

No somos malas personas, sólo queremos lo mejor para los leoneses... y para los castellanos. Que regresen el puerto y la vega a Castilla. Que Burgos sea de nuevo su capital.


Y como somos fantásticos y no queremos hacer daño a nadie, lo lógico es hacer que Valladolid no pierda sus instituciones. Que se convierta en comunidad autónoma uniprovincial. Así en vez de aumentar las autonomías (ahora son 17 y quedarían 18), sería el mismo número (eliminamos dos y creamos dos).

Y podríamos decir todos aquello (en plan Albacete) en plan de coña y risa sana entre españoles: "Castilla, y León, y en el medio, un mojón).

Y por último, por defender nuestras Juntas Vecinales y nuestra forma de hacer las cosas desde hace más de mil años

Hay una cosa que la gente no sabe en España. En León casi cada pueblo tiene su alcalde (1,231 de 1.440 localidades, que son un porrón) y los vecinos gestionan (cuando les dejan) sus bienes comunales. Esto ocurre desde el siglo VII, momento en que se creó lo que se llama el 'conceyu' (concejo en el idioma leonés) que es una asamblea popular de vecinos que decide qué hacer con los bienes comunes. Vamos, que las Comunidades de Vecinos se basan en ellos, por así decirlo.

En general vivimos pegaditos y conectados al nuestro entorno más cercano y solemos desconocer lo que hay más allá del mismo: más allá de nuestra ciudad, pueblo, provincia...

Algo básico que debiéramos conocer todos es es que en León y en Castilla, entendidas como regiones sociales y culturales distintas, hay diferentes usos territoriales, siendo diferente el poblamiento, el reparto del territorio, la estructura. La forma de gestión milenaria.



En parte de León la gestión o Gobierno del Común  de parcelas y montes, cuyos dueños son los vecinos de los pueblos (es decir, cualquier persona, incluso extranjera, que viva en la localidad), corresponde a las Juntas Vecinales de éstos. Los bienes comunales suponen, sólo en la provincia de León, aproximadamente un 60% de su superficie pero desde el gobierno autonómico no interesa que el gobierno y la gestión de tal cantidad de recursos continúe en manos de los vecinos de los pueblos leoneses.

Ahora mismo, los vecinos tienen grandes dificultades, cuando no les es incluso imposible, continuar gestionando sus montes comunales porque lo hace la Junta desde Valladolid. Cosa que no ocurre en Burgos y Soria, sin juntas vecinales pero con cofradías madereras, que como son gentes y usos 'distintos' tienen una excepción en la Ley de Montes.

Por contra, en LEÓN nunca se hace excepción alguna, por eso sí es importante la estructura del territorio para gestionar mejor desde la Administración.



 ¿De dónde surge el Derecho? El Derecho no surge de la nada. Surge de los usos y costumbres de los seres humanos en un territorio. Por lo que si se aplican los usos y costumbres del territorio de Segovia en LEÓN SE ARRUINA A LA GENTE cuando la Junta de Valladolid publica una Ley (un ejemplo: cuando se legisló la presencia de granjas en los pueblos se determinó que no podía haber una a menos de dos kilómetros de las poblaciones; pues bien, en el Órbigo no existen pueblos a menos de cuatro kilómetros de distancia y el resultado es que cerraron sin compasión más de cuarenta explotaciones porque "no pensaron en ello"). O sea, en Castilla y León hay gente que según esté aquí o allí, será mejor o peor tratada.

Esto, si no se es de León es dificilísimo de entender. ¿Por qué? Porque, por ejemplo, aquí hay un alcalde por cada pueblo. El alcalde pedáneo. Lo que no ocurre ni es conocido en el resto de España. Aquí, cada pueblo tiene una entidad administrativa propia, con sus usos y costumbres particulares y centenarios. Eso no gusta nada a quienes ostentan el poder. Esta estructura administrativa milenaria leonesa molesta y se quiere hacer desaparecer. ¿Cómo? Pues legislado de tal modo que las leyes ataquen sus funciones y las desactive. O sea: con leyes impropias de usos y derechos. Y eso mismo es lo que se lleva haciendo desde hace 35 años en la Junta de CyL.

Así pues, en esta Comunidad Autónoma impuestas e injusta, no es que las personas sean distintas, sino que existen costumbres legales incompatibles.

Por eso pedimos la autonomía leonesa, cumpliendo lo que dice la Constitución de que cada región tiene derecho a una propia, sin aventuras separatistas y sin decir que los demás son distintos a los leoneses ni que nosotros seamos superiores a los demás, sino que vivimos con usos y costumbres distintas; y que basándose en esas se deben tomar las mejores decisiones económicas que les permitan vivir tan bien como cualquier otro español desea.

Y porque la Autonomía de Castilla y León no funciona. Excepto para una sola provincia.

Es bastante legítimo y honesto pedir lo que parece de Justicia sin pretender dañar a ningún otro y que es plenamente constitucional. Nada más. Y nada menos.

Sobre el autor

UribeX / Autor & Editor

Periodista. Rogue Writer. Ronin. Escribe de Historia, Arte, Tecnología y líos varios; se apunta a un bombardeo más veces de las que debe. No le importa la verdad, sólo el rigor. Suerte.

3 comentarios:

  1. Reino de León/Reinu de Llión23 de abril de 2018, 19:46

    Fantástico, me "presto asgaya" (gusto mucho).
    Saludines desde la Región Leonesa para Burgos, capital de la vecina Castilla.

    ResponderEliminar
  2. Enhorabuena por el artículo, hace falta textos como este para explicar la realidad leonesa. Te propongo (si quieres y puedes) a realizar más artículos, por ejemplo con datos socioeconómicos o sobre maltrato de las administraciones con León y los "regalos" a la única provincia ganadora... estaría muy interesante.
    Lo dicho, enhorabuena porque es un artículo de 10.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues es que escribo en www.ileon.com, ahí los puedes leer :D

      Eliminar

Con la tecnología de Blogger.